20 noviembre 2011

Entrevista a A. F. Black en Anika entre Libros

Buenas tardes a tod@s, aprovechando que acaba de salir a la venta “Mirando a las estrellas” del autor A. F. Black, os dejamos la entrevista que Anika le hizo para su web “Anika entre Libros”.


Si queréis leerla en su página, podéis hacerlo aquí.
Para quién aún no conozca este libro, os dejo su sinopsis:
“Charlie” Manley vive en Winter Palms, Florida. Inmigrante jamaicano y buena persona, solo busca una existencia pacífica, lejos de las complicaciones del mundo moderno. Pero, aunque sus ambiciones son sencillas, la fortuna no le acompaña y pronto se ve convertido en el principal sospechoso de un crimen que le relaciona con las raíces del vudú más oscuro y sangriento.
Porque, si algo tiene el bueno de Charlie, son las promesas y juramentos que le atan. Unos juramentos que le impiden volver la espalda a los suyos.
Sean cuales sean las circunstancias.
O las consecuencias.
Disfrutad lo que queda del Domingo ;)

ENTREVISTA
¿Cree que la traducción le hace justicia y si ha sabido interpretar lo que usted quería transmitir al lector con su historia?
A. F. Black:
Eso pienso, aunque no sé ni una palabra de español (risas). No, eso no es del todo cierto. Vivo en California y pasé parte de mi infancia en Florida, así que resulta imposible no haber aprendido algo. Aunque apenas lo hablo, sí soy capaz de entenderlo y leerlo con la ayuda de un buen diccionario. Grupo AJEC me ha enviado recientemente una copia de la traducción definitiva y estoy muy contento con ella. Se nota el entusiasmo del traductor y su buena disposición a realizar los (escasos) cambios solicitados.

¿Qué espera de la publicación de Gazing at the Stars en nuestro país?

A. F. Black:
Espero que Gazing at the Stars guste a los lectores españoles. Creo que lo hará. Los temas que trato en esta novela son universales. Además, la edición que se está preparando está muy cuidada. He visto bocetos de las ilustraciones interiores y sólo puedo decir: ¡Uau, ojalá Rushmore hubiera hecho un trabajo parecido!

Entonces, ¿está descontento con su edición en USA?
A. F. Black:
No, no me malinterprete. La edición realizada por Rushmore Publishing es excelente. Lo que quiero decir es que en esta se nota la dedicación y el cariño de la editorial en cada uno de los detalles.

¿Por qué un pseudónimo?
A. F. Black:
Por la libertad que otorga y para mantener separadas mi vida profesional de la personal. No es la primera vez que uso uno y puedo asegurar que resultan muy útiles, sobre todo en un lugar como L. A., donde la imagen es lo principal, por encima del auténtico talento. Mi agente no está de acuerdo, como en la mayoría de cosas que hago, pero hasta la fecha me ha ido bien utilizándolos

¿Y por qué el de A. F. Black?
A. F. Black:
El nombre es el de mi abuelo materno, August Ferdinand, y el apellido el de un viejo profesor del instituto de Miami. Dos de las personas que más han influido en quién soy. Una de esas miradas atrás que sólo pueden hacerse cuando se tiene cierta libertad de trabajo. En el otro, en el que me da realmente de comer, los plazos son los que mandan y no hay espacio para ese tipo de asuntos.

Usted es escocés, ¿cuándo visitó por última vez su tierra de origen?
A. F. Black:
De nacimiento sí, aunque he estado viviendo en USA desde… el 83. Mi madre emigró unos años antes. Cuando cumplí los catorce y estuvo lo suficientemente asentada en el país, pidió a mis abuelos que me enviaran con ella. Fui a Edimburgo el verano pasado durante dos semanas. Todo ha cambiado mucho. Estuve paseando por las calles cercanas a la casa donde viví con mis abuelos y prácticamente no pude reconocer nada. Sin embargo, había ciertos detalles intangibles que seguían allí. Espero volver este año durante más días, aunque es difícil encontrar algunos libres.

Nos ha dicho que Mirando a las Estrellas habla de temas universales, ¿cuáles son los que considera más importantes en su obra?
A. F. Black:
La amistad y la lealtad, sobre todo esta última. Charlie es una buena muestra de esos dos valores, aún cuando son contrarios a sus intereses y esencia. Sobre todo, es leal a sí mismo y a su palabra, de la primera a la última página.

¿Por qué la inmigración? En esta y en su anterior obra buena parte de los protagonistas son inmigrantes.
A. F. Black:
Porque USA es un país construido por extranjeros y la mayoría de los americanos parecen haberlo olvidado. Salvo los indígenas, todos los demás habitantes del continente no llevan demasiadas generaciones allí. Irlandeses, ingleses, alemanes, holandeses, franceses... eso solo por hablar del Viejo Mundo y sin contar con los más de veinte millones de esclavos arrastrados contra su voluntad. Además, en la vertiente fantástica de ambas novelas, las criaturas que las pueblan son tan inmigrantes como quienes creen en ellas. Ese es el aspecto en el que mis novelas pueden asemejarse más a las novelas de Neil Gaiman. USA es un territorio extraño y hostil con la mayor parte de ellos.

¿Podría comentarnos cuál ha sido su carrera literaria?
A. F. Black:
Rápida y de momento muy corta, al contrario que la otra. Mi primera novela, Con los Pies en la Tierra, a pesar de que llevaba tiempo trabajando en ella, fue publicada por Rushmore en el 2008. El proceso de esta segunda, en comparación con el de la otra ha sido mucho más sencillo. Antes de eso ya había escrito algún relato que, la verdad, es mejor que ni siquiera sea nombrado.

¿Tiene alguna rutina o superstición a la hora de enfrentarse a sus novelas en el proceso de escritura?
A. F. Black:
Ideas claras, estructura y un buen guión como base. Siempre hay detalles que se van añadiendo al conjunto a medida que avanza la trama, pero estoy demasiado acostumbrado a trabajar de este modo. Y mucho ordenador, aunque la impresora no deje de funcionar ni un instante, mi mujer se queje por la cantidad de papel que gasto y las pruebas se amontonen. Siempre que puedo lo hago en horario de oficina y con una taza de café cerca o, si no, cuando ella trabaja. Supersticiones, ninguna. Traen mala suerte.

Con los Pies en la Tierra, ¿es una segunda parte de Mirando a las Estrellas?
A. F. Black:
Más bien al revés. Aunque las unen un par de personajes, las tramas no tienen relación entre sí. Mirando a las Estrellas es mucho más introspectiva mientras que Con los Pies en la Tierra tiene más acción. El cambio de orden de la edición española no sé exactamente a qué se debe, aunque no interfiere en nada con su lectura. Son dos historias separadas con temática común, nada más.